14.5.09

Un sistema "funky"


Sobre MERL SAUNDERS (1934-2008) (...)

Me sorprendí al hallar la empatía, al entrañarme su sonrisa a miles de kilómetros de distancia.

Son los pequeños descubrimientos que uno realiza al rebuscar en los materiales infinitos de la realidad inasible, de lo que son ejemplos los libros "heredados" o quitados de las bibliotecas de nuestros abuelos, las revistas de rock setentosas y los vinilos de los padres jipies y dj's, los cassettes y los primeros compactos que aseguran todavía -gracias al paso de las masterizaciones y recontramasterizaciones digitales y sonido estéreo- ser el máximo grado de calidad acústica. Se han transmitido legados de gustos e inclinaciones y formas de concebir el mundo, a nosotros y al resto, y con ello cargamos y nos movemos, movemos a este mundo, genial y admirable, y por eso mismo, lamentable por su estado. Asistimos con ello, y con nuestros recursos limitados, desde nuestras pataditas en la panza, y por él, aparte de lamentarlo y criticarlo, desde ese momento, tratamos de luchar de todas formas y mejorarlo, lo disfrutamos y queremos disfrutarlo con todos.
Estos tiempos, luego de revolver por las cajas de las casas viejas y recorrer puestos de ferias depositarias de lo que ya no se ve con "valor" (valor que encuentra otro que lo valora, hasta que no le valga la pena), han dejado pasar a la masa de bits informáticos que ponen a disposición de millones, las obras de todos (no me meto acá en los temas de la legalidad derechística). En ese universo, otra vez, alumbrante e inabarcable, uno va de aquí para allá y conoce lo nuevo, que en realidad ya tiene sus años. Lo viejo que no ha podido llegar a sus ojos porque no todo puede ser transmitido en su lugar y a su tiempo.

En sumida síntesis: este tecladista de San Francisco, fallecido el año pasado, ha pasado a conformar el limitado grupo selecto que musicaliza el soundtrack personal, esas cortinas musicales que pasan por tu cabeza en determinadas épocas de los años o momentos especiales, que emergen para calmar el barullo del hogar, la música bolichera en el post-viaje en colectivo, el silencio propio de la mente en el trabajo, las tardes y noches de estudio y lluvia (Blues from the rainforest incorpora los sonidos que más me gusta hacer pasar por los oídos doloridos: the rain, las tormentas, el agua sobre las hojitas, los pájaros, los delfines rosas*, sí señor**). Considerado artista multi-genre, no hay forma de que no haya aprendido música con él, y abierto las puertas de la percepción a todas las maneras en que esta se transmita... no ha dejado de tocar una teclita, al menos, con todos y en cualquier circunstancia (de las que, probablemente, su preferida -y la de muchos que lo siguen-, el tándem con Jerry), y siempre con una gran sonrisa contagiosa. Dicen los que más lo conocían, que al entrar a un cuarto donde otros, el ambiente cambiaba al apreciar su sonrisa y su humanidad, se tornaba cálido y agradable.

Una vez me firmó el myspace, creado justo a tiempo únicamente con el propósito de hacerle llegar las vibras de un fan en el sur del continente. Me agradeció por tan amables palabras y me dejó su frase de cabecera, esa que cantaba Jerry en "(I'm a) Road Runner" y él mismo en la hermosa "Wonderin' Why" (ambas interpretadas con Legion of Mary allá por 1974/75), -y título de varios temas que vuelan por ahí-:

"Keep on keepin' on."

Claro, continuaré escuchándote, mientras continúo con mis cosas. Si tuve que bajar tus discos pirateados, sabé que de otra manera no hubiese encontrado eso que me conmueve, eso que le da groove a los instantes (Still groovin'). Por eso me meto seguido entre los tapers deadheads yankees que intercambian las grabaciones legendarias de los conciertos de los dead y los proyectos de Jerry solistas, logrando incluirte entre sus joyitas por el fantástico feelin' que ahora deben estar repitiendo allá arriba, junto a tantos otros, eso que te hizo el maestro jam de la bahía. Y aprendo y aprendo. Y lo disfruto, y me calmo y me deja pensar y discurrir el piano, bailar el hammond y el clavinet y rockear los efectos sintetizados de tu yamaha.

Y me sorprende (y te admiro por ello) que te hayas anticipado y escrito sobre salvar nuestra madre tierra también en Save Mother Earth (que te querían dejar instrumental desde la discográfica, y les doblaste la apuesta: después del canto a recuperar los ríos, rompiste la sala con una sección instrumental impresionante, con Kahn/Vitt como base rítmica, Tom y Jerry -jaja, el primero también produciéndote el disco!- y vos sin parar de teclear los dedos en la llaga), allá por 1972.
Y que, en este sentido, (ese año o el siguiente) seas el único que ha puesto la palabra "sociología" en otra canción, dedicada a manifestar "¡qué funky el sistema!" Sí señor, muy funky, aún en el eufemismo, es eso, es muchos a la vez con ritmo y tocando sus cosas, emoción, funky, vos sabés lo que es. Veamos la relación merl y sistema:

A quién aniquilarán
por la democracia,
Quién será el próximo masacrado?
La gente esperando a ser
absorbida
por su campaña genocida
Asesinada por
la tecnología,
así también, los recursos naturales
Mientras la Tierra enfrenta la extinción
¿adiviná qué?
Ellos rezan en la Luna

Estoy hablando, estoy hablando, del sistema
Te digo, hablo del sistema.
Un sistema "funky"

Sin sociología
ni equidad de vida
sólo nos salvaremos
peleando menos entre nosotros.
Sentí el sistema
recorriendo majestuoso las tierras
y con la muerte
como pareja.


Estoy hablando, estoy hablando, del sistema
Te digo, hablo del sistema.
Un sistema "funky"!

"The System" (Saunders, Carrier)
del disco Fire Up

Pues bien, aún con las limitaciones de mi traducción, esto tampoco era editable para la mente típica del yankee pochoclero, sin embargo, ha trascendido. Acá está. Y mete la palabra sociología, qué fabuloso. En fin, todo es parte de todo, todo es como todo.

¡Una suerte de homenaje, descarga y rejunte de energías!

-------------

*El viaje (trascendental primero, concretado después con "Fiesta amazonica") al amazonas peruano fue la fuente de tal disco, espero que Nachito, que por esos lares te encuentras, veas realmente los delfines rosas y me cuentes qué tan parecidos al tema suenan.

** Recordar que en los viajes fuera de la ciudad, su servidor se desvive por grabar los sonidos ambientales de los arroyos, cascadas y eucaliptos zarandeados por el viento, para después reproducirlos en su vieja pentium II.

------------

Con tu mano habilitada, tocaste unos acordes junto a Melvin Seals en 2005...

 
Creative Commons License
© 2007-08 *Diseño basado en Templates para Você*
Clicky Web Analytics