10.9.09

Frescos como lechuguitas

(...)

Otra dosis recomendada de locura chiflada, porque se trata un poco de esto. Debo admitir que cargar un episodio de estos ídolos en mi PC -toda vez que me lo permiten las condiciones técnicas- es un pequeño cable a tierra, porque me sigue causando gracia su forma de actuar. Bueno, saben de mi chifladura: un poco estoy formado por ellos. Los creo de lo más sano, con todo, que he consumido en mi vida. Y cuando uno regresa a casa cansado y frustrado por no poder cumplir con lo que se propone, se da cuenta de lo simple que tiene que accionar, de que deberíamos dejar desnivelar un poco la balanza, del animarse y el pensar de más. Total todo sale bien.

Hokus Pokus (1949)

Les traigo sólo un fragmentito de este corto. Estos personajes se creen la farsa de que su vecina es inválida: ella se aprovecha de su eterna amabilidad (si hay algo que reconocer, es que los chiflados son excelentes personas; muchos son los casos en que por desconocida razón se prestan a ayudar al prójimo -más aún cuando está en complicaciones) para, entre otras cosas, que le preparen el desayuno y arrancar el día con toda la energía de una nutritiva comida. Aún en pijamas, Moe, Larry y Shemp proceden al aseo diario: la clásica afeitada gillete triple multitudinaria, totalmente entusiasmados. ¡Qué entusiasmo, carambolas! Afeitarse, tediosa tarea que algunos quisiéramos evitar, de repetir lo menos posible... Naaah, ellos lo disfrutan: la pasan bien y tienen todos los elementos: crema casera, verdaderas maquinitas capaces de dejarte la mejor rasurada (porque ellas lo valen: unas auténticas cuchillas!), esos típicos cepillitos con las cerditas naturales (creo tener alguno de esos, cuando lo encuentre inevitablemente me acordaré de sus caras), toallas calientes (TOALLAS!), y por último, un talco de la mejor marca. Duele un poco verlos llevar adelante tal manejo de las cuchillas, cada uno trabajando de barbero sobre otro. Y de repente ver a Larry atacar otras partes de su vello corporal!!! Siempre igual este Larry: el auténtico volado, el que hace lo que no esperás de ninguna manera.

Es una buena lección para arrancar mejor los días.



*El video dura sólo tres minutos, para los que se asustan frente a lo que aparece en la pantallita.

 
Creative Commons License
© 2007-08 *Diseño basado en Templates para Você*
Clicky Web Analytics