5.12.10

(...)


¿Qué es eso que uno no puede asir? Cómo puedo no agarrarme un mal humor cuando detesto que este deje de salirse de la sonrisa? Qué sucede cuando sentís que lo das todo y sentís que puede ser suficiente pero aún algo muy en el interior se niega a creerlo? Qué pasa que este Universo es tan, pero tan grande y lleno de sensaciones y de cosas así materiales y tocables con las yemitas de los dedos y sin embargo se escapa de tu cabecita y de ese alma que algunos se esfuerzan en mostrarte?

Que sinceramente uno puede darle muchas vueltas, pero el quilombo está dentro de uno y no en el aparataje de todas las sensaciones y cosas que se te esfuman. De esta manera, nos conducimos de vuelta a repensarnos y a imaginarnos de una forma que nada que ver, pero que nos duele igual. Es como intentar, intentar, dar en la tecla, mostrarse uno y no obstante, seguir siendo miedosos a la hora de sernos francos. Nada más que eso.

 
Creative Commons License
© 2007-08 *Diseño basado en Templates para Você*
Clicky Web Analytics